Nobel de Medicina Michael Young advierte: Dormir poco acorta la vida

Tenemos millones de relojes biológicos en nuestro cuerpo. Casi todas las células tienen pequeños relojes compuestos de genes y proteínas que dirigen nuestro comportamiento, el metabolismo y muchos otros procesos de nuestra fisiología. Estamos programados para tener estos ciclos”, que se perciben más en viajes largos, con el llamado ‘jet lag‘, explica.

“No es posible cambiar estos ciclos horarios sin percibir alguna consecuencia”, aseguró, tras recibir la pasada semana el premio de la Fundación Fernández-Cruz de manos del consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, en un acto en el hospital Clínico San Carlos.

Las moscas de la fruta sirvieron de “organismo modelo” para que este biólogo y sus compatriotas Jeffrey Hall y Michael Rosbash -con los que comparte el Nobel– pudieran entender cómo opera el reloj biológico.

Mediante mutaciones genéticas, actuaron sobre los ciclos de sueño de la mosca, provocándoles “horarios locos. Algunas no tenían ningún horario, otras tenían ciclos muy cortos con días que pasaban muy rápido, y otras al revés, días que duraban demasiado”, explica.

Actualmente estudia la duración del sueño, que depende de otros temporizadores con “un sistema diferente”, y para ello también emplea moscas: “en vez de dormir 12 horas de cada 24, hay mutaciones que las hacen dormir solo 7 horas”.

Muchas de estas mutaciones, “que afectan a cromosomas distintos, tienen en común que reducen la duración de la vida del animal. Nuestro desafío ahora es descubrir por qué, y cuáles son las funciones del sueño”, asevera.

“Sabemos que dormir menos acorta la vida, pero queremos saber qué está descarrilando” durante ese proceso, concluye Young, que recomienda dormir “siete horas” como norma general, siempre según la edad y la genética de cada individuo.

 

Fuente: Globovisión/ EFE/ JMMR

Calificame
[Total: 0 Average: 0]

334total visits,3visits today

Detoditonline

 

Traducir »