En Venezuela, solo un 1% de la población accede a Bitcoin

Desconfianza y desconocimiento son dos de las razones para la poca aceptación de Bitcoin en el país latinoamericano, lo cual se conjuga con las políticas de exterminio de la criptomoneda tomadas por las instituciones

Los adoptantes de las criptomonedas en Venezuela actualmente están sobreviviendo a la política económica fracasada del gobierno en parte gracias a las monedas digitales, como Bitcoin, Ethereum Dash, que les ayudan a comprar alimentos y víveres de otros países.

La hiperinflación y las políticas gubernamentales impiden a la mayoría de la población en el país el acceder a las monedas extranjeras, lo que ha conllevado a una serie de problemas, incluyendo que la comida sea apenas asequible. Aquellos que tratan con clientes extranjeros o compran desde el extranjero, por ejemplo, se vieron obligados a recurrir a monedas digitales que, en este momento, se encuentran en una zona gris del país.

No obstante, contrario a lo que se podría pensar, la cifra de aceptación de las criptodivisas en Venezuela aun es excesivamente baja.

Bitcoin sigue siendo una moneda de nicho en el país, tanto que de acuerdo con el ex presidente de la Federación Venezolana de Cámaras de Comercio(FEDECAMARAS), Noel Alvarez, la mayoría de la población todavía puede no tener acceso a la criptodivisa. Afirmó:

Un máximo de un 1% de la población tiene acceso a ella, pero es muy útil en nuestra situación, y he tenido buenas experiencias con ella, pero el volumen es todavía demasiado pequeño para las operaciones importantes“.

Un ejemplo de esta situación son los inversores, quienes todavía no están convencidos del uso de las monedas digitales, como Bitcoin, Ethereum y Dash, a pesar de que son un refugio seguro contra las regulaciones gubernamentales y la hiperinflación.

Sin embargo, pese a lo que dice Álvarez, Venezuela es el país de la región en el que se hacen más operaciones a través de Localbitcoins. De ello, un informe publicado por Diario Bitcoin hace dos semanas señaló que las transacciones semanales con la criptomoneda a través de Localbitoins ya superaron el millón de dólares. Eso, para un país como Venezuela, es mucho dinero.

Uno de los factores que impiden el crecimiento de las transacciones con criptomonedas en ese país es el desconocimiento de que estas existen, también la desconfianza en las mismas.  Además hay temor porque no hay claridad sobre la situación legal. Asimismo para algunos que usan carteras digitales, uno de los problemas es el hecho de que estas monedas pueden estar “almacenadas” en sus celulares, y Venezuela es un país en el cual el robo de dispositivos móviles es una situación común del día a día.

Adicionalmente, debido a que Western Union y Paypal no operan en el país, el acercamiento de la población a los intercambios digitales ha sido menor, lo cual hace que el acceso y aceptación de monedas digitales en el país sea algo todavía extraño y difícil de digerir.  Es curioso que sea así, cuando precisamente las criptomonedas son excelentes alternativas ante esos servicios de transferencias.

En un artículo de DiarioBitcoin, estudiantes de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) ya comentaban los motivos de la poca aceptación de la criptomoneda. Sostenían que la desconfianza era la primera razón. “Es un sistema, y como sistema al fin es susceptible de ser hackeado”, aseguró Alejandro González. “Si tú pones todos tus ahorros ahí y el sistema cae, ¿a quién reclamas?, ¿quién se hace responsable o te da garantías si no hay una institución como tal?”. Otro tanto acotó Ludwig Laborda, para quien la aceptación plena de Bitcoin esta limitada por el desconocimiento del funcionamiento real del sistema de cambio y su forma de encriptado.

Por otra parte, las monedas digitales no están reguladas en el país, y se  han producido varios hacia Bitcoin:  el proveedor estatal de servicios de Internet del país, CANTV, bloqueó en 2015 sitios web Bitcoin y piscinas mineras. También, el mayor intercambio del país, SurBitcoin, suspendió  sus operaciones a principios de este año después de que Banesco, el banco con el que operaban, cerró su cuenta. Varios centros mineros también han sido desmantelados por las autoridades en ciudades del centro del país.

Fuentecryptcoinsnews