¿Sabes cómo comer pizza sin temor a engordar?

No hay que privarse de ciertos gustos en la vida, en especial cuando se relacionan con comida. Ya sea por evitar esos kilos de más, evadir las grasas o espinillas, a veces las personas optan por dejar de comer lo que más les gusta; sin embargo, no hay que sacrificar nada de esto, solo hay que tener en cuenta estos cuatro aspectos antes de ingerir:

Saber elegir

No importa la cantidad de ingredientes, sino saber elegirlos. Si vas a pedir extra queso, opta por vegetales con aceitunas y jamón, o bien, carnes magras. La cuestión es aprender a equilibrar los condimentos y probar distintas combinaciones que controlen la cantidad de calorías.

Momento

No te decimos que no puedes comerla por la noche, pero siempre es mejor hacerlo por la tarde o, al menos tres horas antes de acostarte, pues al dormir el metabolismo se vuelve más lento y no quema lo que ingieres tan fácilmente.

Ligero cambio

Es difícil que puedas encontrar una pizzería donde usen harina integral, pero puedes hacer la de chef y preparar la tuya de manera casera. Prefiere este tipo de masa, pues favorecerá tu digestión.

Bebida

Si ya vas a darle rienda suelta a tu paladar con la pizza, sustituye el refresco (que tiene grandes cantidades de azúcar) por agua natural o de fruta, pero sin endulzar. Y, en lugar de acompañar tu rebanada con papas fritas, hazlo con una ensalada. Un intercambio que vale la pena, ¿no crees?