Conozca el factor determinante en la disfunción eréctil

El consumo de pornografía se perfila como un nuevo factor que puede causar disfunción eréctil, a partir de una variación en la producción de una neurohormona en el cerebro, dijo el investigador estadounidense Gary Wilson.

La dopamina es un neurohormona liberada por el cerebro cuando recibimos una serie de estímulos, entre los que la novedad y la sexualidad se sitúan a la cabeza.

“La pornografía de internet tiene más formas de subir la dopamina que la novedad sexual simple”, expresó el investigador, quien advirtió que hoy día el usuario de internet llega al orgasmo tras ver “docenas de videos”, reformulándose la experiencia sexual y hedonista.

Además, internet ofrece al usuario la visión de diferentes experiencias sexuales, desde fetiches a extrañas filias perturbadoras que, “aunque pueden provocarnos ansiedad, aumentan los niveles de excitación sexual”, señaló en una conferencia sobre sexualidad en la capital mexicana.

Los niveles de dopamina se elevan de manera más rápida que en el sexo tradicional, pues la pornografía puede ser considerada como un estímulo “supernormal”.

“Estos estímulos son aquellos que duplican las cualidades que encontramos muy atractivas”, explicó el ponente.

Así se produce la disfunción eréctil ocasional en las actividades sexuales, teniendo repercusiones en diferentes lugares del mundo.